Monitorización de CPDs

La disponibilidad de la infraestructura TI es uno de los requisitos básicos para los procesos diarios de la mayoría de las empresas. La seguridad de la infraestructura TI empieza en cada uno de los racks de servidores, continúa en el Centro de Proceso de Datos (CPD) y acaba en la sala segura; así se garantiza el desarrollo seguro y regulado de los procesos.

Gracias al sistema de vigilancia CMC-TC de Rittal y a nuestros servicios de monitorización 24x7 y soporte de CPDs podrá tener controlados los factores medioambientales y de seguridad física que afectan a su Data Center y efectuar las acciones preventivas y correctoras necesarias para evitar caídas del servicio debidas a estos agentes externos.

Sistema de vigilancia CMC-TC de Rittal

El sistema de vigilancia CMC-TC es una solución de monitorización y gestión para la seguridad preventiva que supervisa los racks de servidores y salas TI detectando la actuación de agentes externos tales como temperatura, humedad, accesos no autorizados, etc.

La cada vez más compleja infraestructura TI precisa sistemas de seguridad adaptados a todas las necesidades. Por ello, Rittal también ofrece una técnica de seguridad sin cables, con la tecnología de sensores inalámbricos. A partir del concepto del sistema CMC-TC es posible introducir informaciones relevantes para la seguridad en el sistema de gestión de redes o ponerlas a disposición en la intranet/internet.

Una solución de monitorización de altas prestaciones, como CMC-TC de Rittal, no sólo permite ampliar fácilmente los sistemas de control, sino que sirve como unidad central de gestión de las variables físicas más variadas. Las correspondientes soluciones de software constituyen un punto único de control para todos los parámetros de infraestructura, desde la temperatura del armario, la humedad, vibraciones, hasta la detección de incendios, el suministro eléctrico o los intentos de acceso no autorizado. Esta estrategia de control preventivo reduce los costes de explotación. Los planes de seguridad de TI confluyen con el “Facility Management”, creando así una plataforma de control transversal en toda la empresa. Los costes de monitorización representan tan solo 1/50 del valor del hardware informático empleado.

Los siguientes conceptos definen los principales beneficios del sistema de sensores CMC-TC:

Modularidad/Escalabilidad:

La base de cualquier aplicación CMC-TC es la unidad de proceso (PU II). Ésta pone a disposición del usuario la interfaz de red directamente. A partir de la selección de los sensores se determina la función del sistema de vigilancia CMC-TC.

Gracias al principio modular del sistema, éste puede ajustarse a las necesidades iniciales y ampliarse según el crecimiento. Cada unidad de control puede administrar hasta 4 sensores por cable o 16 sensores inalámbricos por radio. De esta forma es posible controlar remotamente hasta 16 sensores por cable ó 64 sensores inalámbricos con una sola PU II.

Rentabilidad:

El montaje de los sensores se realiza de forma fácil mediante la tecnología plug&play. En el caso de la red inalámbrica, Rittal ofrece un sistema de medición de señal con indicador digital para poder determinar la conexión de radio óptima en el lugar de montaje.

Todo ello reduce al mínimo los costes de instalación y configuración del sistema.

Compatibilidad:

El sistema CMC-TC permite la gestión de seguridad mediante diferentes protocolos: Ethernet, SNMP, TCP/IP, Telnet, Web, FTP, etc. También es posible integrar el CMC-TC en sistemas de monitorización de redes convencionales (Nagios, HP Open View,…).

Robustez:

La red de sensores CMC-TC puede utilizarse en racks, filas de racks, salas TI, edificios, centros de producción, almacenes, instalaciones industriales o en espacios exteriores. De esta forma es posible su utilización en aplicaciones para varios sectores con total seguridad.

Seguridad:

En el caso de sensores inalámbricos, la transmisión de radio se realiza en la banda ISM de 2,4 – 2,48 GHz, libre para el uso por parte de usuarios finales. Mediante la aplicación de los denominados impulsos Chirp en la transmisión por radio, se obtiene una gran seguridad frente a interferencias con otros sistemas de radio en la misma frecuencia de banda. La encriptación de datos ofrece una protección adecuada contra la escucha no autorizada de la transmisión.

Flexibilidad:

La aplicación de sensores inalámbricos es recomendable cuando no se puede o no se desea realizar un cableado directo entre el sensor y la unidad de sensores. Por ejemplo, en cableados al aire libre o en puntos inaccesibles del rack para servidores o dentro de la infraestructura TI de CPDs. La tecnología wireless permite realizar ampliaciones sin necesidad de detener el funcionamiento y la modificación del punto de medición siempre que se desee. Desaparecen las tareas de montaje de canales de cables o de modificación de la infraestructura TI.

Durabilidad:

Los sensores inalámbricos contienen una batería de litio de 3,6 V de alta capacidad y larga vida. Según el tipo de sensor, la aplicación y temperatura ambiente se consigue una duración de la batería de hasta 5 años. Mediante la técnica de transmisión por radio Chirp se consigue un bajo consumo de energía.

monitorización_1
monitorización_2

Servicios de monitorización y soporte de CPDs

Desde ABAST podemos ofrecerle un servicio ininterrumpido de monitorización 24x7x365, así como servicios de mantenimiento de primer nivel y soporte on-site.

Hemos integrado en nuestros sistemas de monitorización: sondas de calor, sondas de humedad, sondas de inundación, sondas de intrusión, sondas de nivel de partículas en suspensión (polvo), gestión inteligente del cableado estructurado, vídeo por IP para la visualización de la sala, contactos secos para SAI’s, grupos, Incendios, AACC, control de acceso y otros. Todo ello nos permite ofrecerle el nivel más alto de control para su CPD.

cpd_mant_old