FENIX – Área Logística

La gestión del almacén nos va a mantener informados en tiempo real de la ubicación, valoración, trazabilidad, situación y movimientos de nuestros productos.

portada-logistica
1
2
3
4
5
6
7
8

Almacén

Estructuras generales

Multialmacén. Permite trabajar con 200 almacenes por empresa, todos ellos accesibles y parametrizables por usuario.
Ubicaciones. El almacén está dividido en ubicaciones lógicas y/o físicas (pasillos, corredores, niveles, estanterías, pisos, etc.), permitiendo un control de su volumen, su peso o sus unidades máximas para cada ubicación, con la opción disponible o indisponible (para el control de calidad y almacén automático), orden de prioridad entre ellas y la posibilidad de ser compatible o no (un único producto por ubicación). Definiéndose unos permisos de acceso y gestión a nivel del usuario para solo tratar aquellos en los que intervenga.
Lotes, palets y números de serie. Además de por almacén y ubicación, el nivel de stock se puede dar por lote, (que son disponibles o no según las decisiones del departamento de calidad), palet y número de serie del producto. Todo esto permitirá, si interesase, llegar a identificar cada una de las unidades de un producto. Para facilitar la entrada de los números de serie, el sistema proporciona las utilidades necesarias para indicar, tan solo, el número inicial y el final de la serie. La obligatoriedad de trabajar con lote y/o número de serie se define de forma individual para cada artículo del almacén.
Tipos de movimientos. El sistema fija por defecto unos determinados movimientos de almacén. Al margen de éstos, para un análisis más detallado, el usuario puede crearse libremente los tipos de movimiento que precise. Permite redefinir los rangos de datos que participarán en los procesos de gestión básicos de almacén (cálculo ABC, precio medio).
Caducidades. Si se trabaja con lotes permite llevar la supervisión de las caducidades, controlando las fechas de análisis y reanálisis del producto. El proceso de reserva automática de pedidos siempre prioriza en la reserva los productos más próximos a su caducidad.
Integrado con compras, ventas y producción. A excepción de los movimientos internos del almacén, el resto de movimientos se efectúa automáticamente desde las otras áreas (ventas, compras y producción).
Traspaso entre almacenes. Como medida de seguridad existe una gestión para el movimiento de productos entre almacenes y/o ubicaciones.
Gestión de inventarios. El proceso de inventario parte de una propuesta donde desde almacén se indican cuales son las existencias reales del material. Una vez introducido el stock real a través de una entrada física, se ajusta el inventario y se generan automáticamente los movimientos de diferencia para cuadrar el stock del almacén.
Consulta de stocks a una fecha concreta. Esta consulta va a permitir conocer la situación del almacén a una fecha determinada. Diario de movimientos de almacén.
Cálculo ABC de artículos. Proceso que, partiendo de los parámetros de selección, tipo de cálculo a utilizar (unidades e importe) y de la proyección de cálculo, recalculo el valor ABC de cada artículo según su controlador asignado.

Gestión movimientos de material

Trazabilidad y diario de movimientos. Dependiendo del nivel de especificación del mapa de almacén definido. Los niveles de trazabilidad y control de la información son:

  • Familia, Subfamilia, sección y subsección del artículo.
  • Artículo. Todos los movimientos según sus diferenciaciones, es decir, el producto de almacén.
  • Ubicación-diferenciación. Nivel, stock y movimientos.
  • Lote. Todos los movimientos de un lote y sus caducidades.
  • Palet. Todos los movimientos de un palet.
  • Nº de serie. Todos los movimientos de un nº de serie.
  • Tipo de movimiento. Todos los movimientos agrupados por tipos.
  • Procedencia del movimiento (expedición, parte entrada, vale, almacén, orden de trabajo, etc.).
  • Origen del movimiento. (cliente, proveedor, almacén, etc.).
  • Cuadre de stocks. Procesos de regulación de stocks basados en los movimientos internos generados en todas las operaciones.

Con todos estos niveles definidos se conocerá en todo momento los pasos seguidos por un producto, desde a quien se le compró o como se fabricó, donde está almacenado y a quien se le vendió.
Gestión de kits. Asociando varios productos se puede formar un kit. El stock se puede controlar por kits o por los componentes del mismo. El kit puede tener un precio común o bien se le puede asociar el precio por componente. En el proceso de confección de kits, se realizan los movimientos de almacén adecuados para que los stocks de los componentes no queden descuadrados. Cuando se realiza la venta del kit, se rebaja automáticamente el stock de todos los componentes que forman parte del mismo.
Códigos de barras. El sistema permite trabajar con los códigos de barras a tres niveles, el código de barras suministrado por el proveedor en sus artículos, el propio de la empresa para la gestión propia y el solicitado por el cliente.
Unidades de medida. Se dispone de diferentes unidades de medida para cada artículo. La unidad de medida de la compra (Ej.: Toneladas) y la unidad de medida en la que almacena (Ej.: Kilogramos). El propio sistema se encarga de efectuar automáticamente las conversiones necesarias entre las diferentes unidades de medida.
Gestión de precios. Se pueden generar tarifas de precios por divisa, tipo de cliente, etc. También se puede asignar la descripción del producto para cada tarifa.
Multilenguaje. En cada producto se podrá asignar una descripción por idioma.
Valoraciones almacén. La valoración del almacén puede efectuarse a nivel del precio medio, precio de coste y/o precio estándar.
Movimiento de Stocks. Para la facturación de servicios permite tener artículos sin control de stock. Además para cada operación se puede indicar si afecta o no a los movimientos de almacén.
Cálculo del precio medio del almacén. El precio medio se puede recalcular en tiempo real, es decir, en el momento de realizar una recepción.

El proceso permite el cálculo diario o por períodos.
En cualquier caso, para guardar el histórico de precios medios (utilizado para control de auditorías de inventario) existe un proceso que permite registrar el stock y el precio medio calculado mes a mes.
Embalajes. A cada uno de los productos se les definen todos los embalajes en los que se presenta, asignando por defecto el más habitual. Una vez asignado el embalaje el sistema indicará los pesos y los bultos generados en la expedición.
Partidas Arancelarias. A cada producto se le puede asignar la partida arancelaria correspondiente a cada país para realizar los datos de las exportaciones e importaciones.
Evaluación de Productos. Permite definir la ficha técnica con unas especificaciones, observaciones, su presentación, sus aplicaciones y la valoración del artículo. Pueden existir hasta diez criterios diferentes de valoración. Para cada producto se puede especificar la valoración obtenida por cada uno de los proveedores que lo sirven.